Noticias volver

La pandemia de coronavirus es una oportunidad de cambiar para la Justicia

El verdadero reto será mantener y mejorar la forma de trabajar actual, que acelera los trámites y reduce los costos económicos del servicio.

La pandemia de coronavirus es una oportunidad de cambiar para la Justicia

11/05/2020

El aislamiento social preventivo y obligatorio por coronavirus dispuesto por el Poder Ejecutivo Nacional derivó en la feria extraordinaria decidida por la Corte Suprema para toda la Justicia Nacional y Federal.

Sin embargo, la pandemia no ha detenido nuestro trabajo como algunos creen y otros quieren hacer creer. Desde sus despachos y oficinas de Tribunales o a través del teletrabajo en sus casas, magistrados/as y funcionarios/as de todo el país se encuentran cumpliendo sus funciones con la misma intensidad de siempre.

En el futuro, de hecho, el verdadero desafío para la Justicia será mantener y mejorar esta forma de trabajar que acelera los trámites y reduce los costos económicos del servicio. Debemos tener conciencia de que no se puede volver atrás; que esta desgracia por la que atraviesa la humanidad debe dejarnos, al menos, la enseñanza de una forma de trabajar más eficiente, a través de la incorporación de más y mejores herramientas informáticas.

La noticia positiva que ya tenemos es que hoy existen más de 42.000 personas que habitualmente participan en las causas como partes que al día de hoy están habilitados para actuar de manera digital.

Lo que ha generado la pandemia, en resumen, es la aceleración del proceso de digitalización que ya se venía llevando adelante desde hace años. Con las limitaciones que plantea un equipamiento en muchos casos obsoleto y la arraigada costumbre de trabajar sobre el papel resulta muy claro que el trabajo electrónico ha ganado un gran protagonismo durante esta crisis.

Los titulares de tribunales, fiscalías y defensorías, se encuentran tomando decisiones y llevando adelante su actividad aunque no se encuentren de turno, realizando audiencias de testigos e incluso juicios en los que no intervengan muchas personas, mediante el uso de plataformas digitales desde sus casas, de la misma manera que lo harían en sus lugares de trabajo.

Además, y como viene ocurriendo hace mucho tiempo, tanto los abogados/as, como todos los sujetos procesales de las causas (por ejemplo, los peritos) pueden realizar sus presentaciones en forma remota. En paralelo, y frente a esta emergencia, con la colaboración de la Dirección de Tecnología, se dispusieron las herramientas necesarias para que el resto de los trámites judiciales continuaran gestionándose en forma digital.

La acordada 12/20 de la Corte facultó a los magistrados y funcionarios a suscribir sus decisiones con firma electrónica, eximiendo también para estos casos el uso del soporte papel. Se brindaron condiciones de acceso seguro (VPN) que facilitan la elaboración de los documentos, su firma, integración al expediente electrónico y demás pasos procesales que correspondan.

La documentación digitalizada tiene pleno valor en cuanto su autenticidad y no es necesario que exista una impresión en papel, según dispuso la Corte Suprema.

En resumen, decisiones tomadas ante la emergencia por el Poder Judicial han permitido que los magistrados/as, funcionarios/as, abogados/as, como todos los sujetos procesales de las causas (por ejemplo, los peritos que ayudan con su saber profesional a la Justicia) pueden realizar todo su trabajo en forma electrónica y de manera remota, de la misma manera que lo harían en o ante los Tribunales.

Eso fue un gran paso adelante y los números lo reflejan. Sólo en la semana corrida entre el 20 y el 24 de abril, en los tribunales se registraron 15.159 despachos firmados en forma electrónica. Los datos muestran que la utilización de esta modalidad se incrementa día a día.

Muchos magistrados/as y funcionarios/as, adoptando las medidas necesarias para garantizar la integridad de la audiencia, han comenzado gradualmente a utilizar soluciones de video conferencias, con los debidos registros legales y resguardos de los archivos de grabación que pueden ser incorporados al Sistema de Gestión Judicial.

La tecnología hoy permite que los magistrados/as y funcionarios/as tengan la tranquilidad de saber que los documentos no fueron modificados luego de la firma electrónica y que el origen de la firma es indudable.

Todavía en el Poder Judicial hay muchos expedientes que se tramitan en papel o en relación a los cuales la incorporación de medios probatorios no puede sino ser realizada en tal soporte, y, de hecho, muchos magistrados/as y funcionarios/as que hoy trabajan en forma remota y están exceptuados de la obligación de concurrir al tribunal deben hacerlo igualmente varias veces por semana, para poder consultar y llevar copias de expediente físicos y de esa manera poder avanzar con el trabajo.

En los tribunales del fuero Penal hay mayor actividad presencial de magistrados/as y funcionarios/as, porque así lo exige la naturaleza de las cuestiones a tratar, que muchas veces deben ser resueltas de manera urgente.

Se está dando respuesta inmediata a materias de alta sensibilidad como son la protección de las víctimas de violencia en todas su especies, del control de todos los niños, niñas y adolescentes que se encuentren en riesgo por cualquier causa, los reclamos urgentes en materia alimentaria, aquellas cuestiones que no admitan demora en orden a los regímenes de comunicación entre progenitores y sus hijos y en especial lo atinente al cumplimiento de todas las necesidades que se presenten en relación a las personas respecto de las cuales exista un proceso en el que se haya limitado su capacidad.

Las libranzas de giros electrónicos para el pago de indemnizaciones y de honorarios profesionales se realizan con creciente fluidez. Se están dictando las medidas necesarias para permitir la continuación de los procesos, en tanto ello resulte posible. También se está tramitando las acciones de amparo por temas de salud, que no admiten ninguna dilación.

Se han dictado, además, numerosas medidas cautelares en salvaguarda de la salud de los trabajadores y protección del empleo.

Todo esto al margen la constante tarea solidaria que llevan adelante magistrados/as y funcionarios/as -a título personal e institucionalmente- con la colecta permanente de donaciones, propuesta por la Asociación de Magistrados y Funcionarios de la Justicia Nacional (AMFJN) y otras instituciones, a fin de colaborar con la Cruz Roja Argentina y otras organizaciones relacionadas con el sistema de salud.

Por: El Presidente de la Asociación de Magistrados y Funcionarios de la Justicia Nacional (AMFJN), Dr. Marcelo Gallo Tagle.

https://www.clarin.com/opinion/pandemia-coronavirus-oportunidad-cambiar-justicia_0_AJfzT1QBP.html